jueves, 29 de octubre de 2009

Biografia Rafael Orozco


Nació en Becerril (Departamento del Cesar - Colombia) un 24 de marzo de 1954, en el hogar de ´Rafita´ Orozco y Cristina Maestre. Su crecimiento estuvo rodeado del trajinar cotidiano de sus coterráneos, realizando labores menores para contribuir con la supervivencia de una familia numerosa. Montado en "El Ñato", un burro garufero que se convirtió en su acompañante incondicional, transportaba cargas de agua que recogía de las orillas del río Maracas y las vendían en el perímetro urbano. En la orilla del río nacieron sus primeros versos. Se perfilaba el comienzo de un acordeonero frustrado que quiso seguir los pasos de su padre.
Rafa fue un hombre humilde de cuna. Llevó al altar a la novia de siempre, Clara Elena Cabello, la mujer que de sus entrañas le dio la dicha de conocer a tres preciosas niñas, Kelly Johanna, Wendy Yolani y Loraine.
Orozco Maestre se dio a conocer como una alternativa moderna en el canto vallenato, integrando conjuntos de oportunidad con los acordeoneros Julito de la Ossa, y Luciano Poveda, con quienes consolidó su propio estilo, diferente del que en este momento se imponía en el gusto de los seguidores del vallenato clásico, que estaba representado por los ´Playoneros del Cesar´, ´Bovea y sus vallenatos´, Alfredo Gutiérrez, Jorge Oñate, Poncho y Emiliano entre otros.
Adelantó estudios secundarios en el Colegio Nacional Loperena y en una semana cultural resultó vencedor en una confrontación artística con personajes como Juvenal Daza, Octavio Daza, Adalberto Ariño y Diomedes Díaz, quien en el evento interpretó un tema que Rafael Orozco hizo famoso titulado ´Cariñito de mi vida´ que fue su primer éxito, grabado con Emilio Oviedo en 1975.
De manera casual Rafa se encontró con Israel Romero Ospino, ´El Pollo Irra´, un acordeonero de Villanueva (Guajira) reconocido en toda la Provincia de Padilla. En el cumpleaños de Mario Ceballos, rector de la Universidad Autónoma del Caribe, se presentaron por primera vez los dos valores, con calidad, con identidad,y compenetración desde el primer momento. Sólo necesitaron unos cuantos toques y unos cortos ensayos para confirmar el acople armonioso, que de inmediato cristalizó el nacimiento de la organización Rafael Orozco, el ´Binomio de Oro´.
En su primer trabajo discográfico imponen éxitos como ´La creciente´ de Hernando Marín, ´Momentos de Amor´ de Fernando Meneses, ´Eterno Enamorado´ de Edilberto Daza, ´El pataleo´ de Poncho Cotes Jr. Y ´La gustadera´ de Alberto ´Beto´ Murgas.
El Binomio de Oro, orientado por Rafael Orozco Maestre, su voz, líder, mostró unos elementos básicos en sus presentaciones, que en forma vertiginosa los convirtieron en una agrupación musical de exportación, como sucedió al conquistar el mercado de Estados Unidos, Venezuela, México y Centroamérica. Rafel Orozco e Israel Romero formaron la pareja más seria e importante en la historia del folclor vallenato. Impusieron el lenguaje romántico para interpretar canciones vallenatas que sirvieron de aliciente al espíritu de los enamorados.
Barranquilla, con su encanto caribe, les abrió su puerta de oro de par en par y los escogió como sus hijos predilectos. Rezagadas quedaron las costumbres cotidianas del pueblo, donde vivieron momentos inolvidables con amigos que los seguían a todas partes.
Se hicieron merecedores de tres Congos de Oro en el Festival de Orquestas en los Carnavales de Barranquilla, 16 Discos de Oro y dos de platino por ventas millonarias, distinciones y galardones en Venezuela, Panamá y en Estados Unidos, donde compartieron la grata fortuna, cuando Israel Romero, ´El Pollo Irra´, fue escogido como el mejor acordeonero del mundo por la Universidad de Maryland.
Rafael Orozco incursionó como compositor de excelentes condiciones, cuando la musa lo sorprendió haciendo un canto para la mujer que amó toda la vida titulada ´Solo Para Ti´.
Falleció un 11 de junio de 1992.
Con su fallecimiento, su mano derecha y el co-creador de este grupo, Israel Romero, continuó con el grupo agregando nuevas caras y nuevas voces con mucho éxito, pero sin poder reemplazar lo que una vez causó el Binomio con Rafael Orozco. Además, Binomio de Oro es la sigla de la Organización Romero-Orozco, que se originó para dar, como se anotó en una de las primeras crónicas, un "revolcón" a la música vallenata, quizá uno de los ritmos culturales más representativos del país.
Semblanza del hijo de Becerril
Rafael José Orozco Maestre nació en Becerril - Dpto. del Cesar un 24 de marzo de 1954, jamás se imaginó este muchacho que años mas tarde su sueño de ser un gran artista del canto vallenato se cumpliera, si Rafael Orozco hubiera podido elegir, habría sido un eximio ejecutante del acordeón, en lugar de lo que fue: un vibrante cantor vallenato.
Por lo menos eso fue lo que más le gustó de niño. Y debía ser así en caso de que hubiera seguido la tradición que le marcaba su viejo Rafael Orozco Q.E.P.D., quien tocaba muy bien el acordeón, animando cuanta parranda se organizaba en Becerril y en sus alrededores. Pero la madre le quitó la idea, luego de un accidente que sufriera uno de los hermanos mayores, Misael, quien también era un enamorado del acordeón. "Eso no sirve pa' na' mijo", le decía una que otra vez la vieja al pelao, quien ya interpretaba canciones de moda.
En esa época, el nuevo vallenato era una locura y por donde uno se metía escuchaba la voz de Jorge Oñate con Los Hermanos López, y también los primeros discos de Los Hermanos Zuleta. Entonces Rafael empezó a cantar encima de su burro, que tenía nombre y era famoso en el pueblo: "El Ñato". Mientras iba del río "Maracas", hacia las calles de Becerril, jarreando agua, Rafael cantaba temas como: "Palabras al viento", "Mi Viejo", "Carmen Díaz", y "Trovador ambulante", sin soñar en ese momento con llegar a convertirse en el ídolo de la canción vallenata, capaz de arremolinar multitudes en frente suyo, o de arrullar a más de una pareja de enamorados. Rafael cantaba por cantar , nada mas mientras se mecía sobre el lomo de "El Ñato", quien fue el primer receptor de sus canciones románticas.
Becerril es un pueblo bucólico del Departamento del Cesar, bañado por el río "Maracas", donde tienen su asiento los pequeños y simpáticos indios Yucos, un pueblo de gente buena, de gente amorosa, que gozaba con ver morir la tarde al vaivén de un mecedor en la puerta de la casa.
Pero no solo Rafael cantaba vallenatos, también cantaba rancheras que se aprendía en esas películas mexicanas, que eran exhibidas en el teatro del viejo Juan, o baladas de Yaco Monti, en esa época su cantante preferido. Eran trece hermanos, cinco hombres y ocho mujeres. Allí cerca de Becerril, a hora y media por carretera, está Urumita, otro pueblecito como sacado de un cuento, donde la gente nació para ordeñar vacas y criar hijos. Allí vivía Clara Elena Cabello, una trigueña encantadora, que un día fue a pasar vacaciones a Becerril sin saber que ese viaje cambiaría su vida. Además, para esa época se iniciaba la triple unión de los apellidos Orozco - Cabello. La primera mirada entre Clara Elena y Rafael no pareció transmitir nada. La primera flecha de Cupido no llegó al corazón; pero hizo un rasguñito en un lugar recóndito del alma. Y además, se quedó ahí, callada pero inquieta.
A Valledupar
El pelao del burro fue creciendo y entonces se fue a estudiar al Colegio Nacional Loperena de Valledupar. Allí fue realmente donde se transformó su vida. Todo porque hubo un concurso para seleccionar al mejor cantante aficionado y Rafael participó en representación del colegio Loperena. Unos veinte muchachos ansiosos de éxito compitieron, y entre ellos uno que con el tiempo sería muy famoso: Diomedes Díaz. Rafael le ganó a Diomedes y a todos los demás.
Con la responsabilidad de ese triunfo Rafael comenzó a sacarle partido a lo que había comenzado como una simple afición, allá encima de su burro, mientras vendía agua por las calles de Becerril, o cuando cantaba en las aulas del colegio, solo para molestar al Padre Pachito, un sacerdote famoso que en unos pocos años se haría más popular, porque Calixto Ochoa, le compuso un tema llamado "Los Altares de Valencia", aquel que dice en uno de sus versos:
"Hay que hacer un celador pa' la iglesia Porque ya esto está pintando muy mal Con el caso que ha pasado en Valencia Ya de ninguno se puede confiar Yo no vi pero la gente me dijo Y es por eso que vengo a preguntarle Quiero que me diga el Padre Pachito Para donde se llevó los altares".
Bajo el entusiasmo del éxito alcanzado, Rafael Orozco aceptó ser el cantante de Luciano Poveda y su conjunto, pero solo para animar fiestas privadas, pues nunca alcanzaron a grabar. El que llegaría a ser un cantante famoso del vallenato, estaba solo adquiriendo experiencia y labrando su futuro.
Después estuvo brevemente con Julio De la Ossa, Rey Vallenato, pero igualmente sin grabar. Sólo cuando lo llamó Emilio Oviedo, Rafael empezó su aventura en los acetatos.
Su primer éxito
Aquello fue eso: una aventura para el muchacho pueblerino que no conocía los aviones más que en las fotos, o cuando los veía estacionados en el Aeropuerto de Valledupar, ese viaje a Medellín significó algo así como ser el protagonista principal de uno de los libros de Julio Verne. El muchacho no iba asustado, mientras galopaba por el cielo. Pero ciertamente era una sensación diferente, de aquella que experimentaba cuando iba encima del lomo del burro "El Ñato" de su niñez. En verdad iba ansioso, como a descubrir un mundo nuevo.
Rafael llevaba consigo un tema que le había dado Diomedes Díaz llamado "Cariñito de mi Vida". Y el cual sería su primer éxito. ¿Lo recuerdan?
Ay, el tiempo de invierno en las montaña Las cubren las nubes en la cima Y se reverdecen las sabanas Se colma la fauna de alegría
Allí en Medellín, Rafael Orozco no sólo pudo escuchar su voz repetida por un equipo de sonido; sino que por primera vez en su vida asistió a un partido de fútbol profesional. De lejos era hincha del Junior de Barranquilla.
"Cariñito de mi vida" lanzó a la fama a Rafael Orozco. Pero no era todo. El camino apenas comenzaba con Emilio Oviedo, grabó su segundo LP del cual fueron éxitos los temas "Presentimiento" y "Ausencia". Ya comenzaba a rasguñar la celebridad, pero todavía no era más que un principiante.
Nace el Binomio de Oro
Israel Romero nacido en Villanueva - Guajira el 15 de octubre de 1955, era ya la gran revelación del acordeón. El estaba grabando con Daniel Celedón y había adquirido alguna notoriedad, pero todavía muy lejos de la fama y el éxito que alcanzaría junto a Rafael Orozco.
"Isra" como le llamaban sus seres mas allegados, estudiaba en la Universidad Libre de Barranquilla, y ocurrió que el Doctor Mario Ceballos, rector de la Universidad Autónoma, invitó a Rafael para que le animara una parranda con los demás Profesores.
Rafael le pidió a Israel que lo acompañara con su acordeón, y así fue ellos improvisaron por primera vez juntos aquella noche, pero fuen tan exitosa su presentación que todo el mundo quedó encantado, y los muchachos escucharon pro primera vez la frase que durante días seguirían escuchando ¿Porque ustedes dos no se unen?.
La idea quedó allí por un par de meses, hasta cuando en un cumpleaños de Lenin Bueno Suarez, Rafael e Israel volvieron a encontrarse, y le dieron fuerza a la propuesta. Realmente allí fue que nació "El Binomio de Oro".
El primer éxito de El Binomio de Oro
Desde el primer LP se consiguió el éxito. En carátula de color verde, el primer disco salió con esta leyenda "El Binomio de Oro" Israel Romero y su conjunto, canta Rafael Orozco. Todo el LP se pegó, pero en especial tres temas fueron la locura" "La Gustadera", "Momentos de Amor" y "La Creciente". Después vinieron muchos otros éxitos.
Para 1977 Rafael recibe la noticia de que iba a ser padre por primera vez, y al año siguiente nació su primera hija Kelly Johana, quien le dió mas vida a su vida, y alegró mucho aquel año, Rafa incluso en varios de sus éxitos envió saludos a su pequeña, los que quedaron grabados por siempre, y se recordará la participación de ella en el tema "Navidad", donde con su voz tierna dice:
"Papi, papi yo quiero que el niño Dios me regale una muñeca, y otra pa' Wendy"
El Higuerón en Venezuela fue como un himno
En Venezuela ocurrió algo muy especial con el tema "El Higuerón", el cual fue el disco mas vendido por encima de "Thriller" de Michael Jackson, y de "El Africano" de Wilfrido Vargas. Recibieron el premio "Ronda" de Caracas, en esa oportunidad por las ventas alcanzadas en el país, mas tarde allí mismo en Venezuela recibieron "Disco de Oro" con el Premio "Mara" y el "Guaicaipuro de Oro". Ningún conjunto vallenato había alcanzado tanto éxito en el exterior como "El Binomio de Oro".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada